Lipedema vs celulitis.

La OMS la define como una alteración neonatal de la grasa subcutánea y no se refiere a la celulitis. Esta descripción hace alusión al lipedema, una acumulación desproporcionada también conocida como la  grasa del siglo XXI, cada vez más frecuente y que demanda una intervención para su correcto tratamiento especialmente desde el punto de vista funcional.

Lo cierto es que  esta fuerte inflamación del tejido graso suele concentrarse en las piernas y puede llegar a colapsar su sistema circulatorio. No se trata por tanto y únicamente del disconfort estético que causa en la persona que lo sufre sino las fuertes molestias de este colapso. De ahí que sea necesario realizar una retracción cutánea del volumen, limitar el edema y hacerlo respetando los vasos linfáticos.

El lipedema está directamente relacionado con la herencia genética, se demuestra casi privativo de las mujeres y se agrava con la edad. Suele surgir en la pubertad y, en ocasiones, tras los embarazos o menopausia. El hecho es que cuando aparece lo hace como una inflamación difusa, no focal del tejido graso con una localización bastante generalizada en piernas, muslos, caderas y porción superior de los brazos. Y conforma un problema crónico que empeora con los años.

Se diferencia de la celulitis porque su volumen es realmente anormal y excesivo en las extremidades con una clara desproporcionalidad entre talla y cuerpo. La hinchazón asimétrica y blanda se presenta en muslos, glúteos, rodillas, tobillos o brazos pero nunca en los pies. Posee un tacto móvil y no muestra cambios de volumen a pesar de las posibles fuertes pérdidas de peso. Causa dolor durante el movimiento pero también en reposo y llega a provocar zonas amoratadas o equimosis en algunas zonas de roce. Y, al entorpecer el retorno venoso y obstruir las venas superficiales, produce arañas vasculares dilatadas visibles. Pero además, suele afectar al sistema linfático cuya función se llega a ver fuertemente comprometida.

Por todo ello, es necesario realizar exploraciones específicas para descartar problemas de mayor calado y gravedad que puedan impedir una intervención quirúrgica. Inicialmente  se puede empezar con tratamientos conservadores como masajes linfáticos, presoterapia y medias. Y en un estado más avanzado, se puede recurrir al lipoláser un tratamiento muy preciso, exitoso y mínimamente invasivo que  facilita  la extracción de la grasa, coagula los vasos sanguíneos y limita la inflamación y los hematomas previos al tratamiento. Por su parte, también la colagenogénesis inducida es una valiosa alternativa para  asegurar la retracción del tejido tras la gran reducción de volumen que se precisa.

Si tienes cualquier duda al respecto, no tengas el menor reparo en contactarnos.
DR PALACIOS: tecnología de vanguardia, instalaciones de primera línea y toda la experiencia y profesionalidad vocacional del  para garantizar resultados honestos y reales.
PS- aplicación de todas las medidas de seguridad e higiene contra el covid19.

Fuente: Beautymed

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Blog de Cirugía Plástica y CirugíaEstética

Otoplastia en Logroño.

El Dr. Palacios Ortega es uno de los especialistas de referencia en otoplastia en Logroño, una cirugía que permite corregir la forma y tamaño de las orejas para adaptarlas al resto de rasgos faciales de

Leer más »

Aumento de pecho en Bilbao.

AUMENTO DE PECHO EN BILBAO. El Dr Palacios Ortega es uno de los especialistas de referencia en aumento de pecho en Bilbao, una cirugía muy demandada entre las mujeres que desean devolver la forma, volumen

Leer más »

Mitos en cirugía plástica.

La mayoría de las personas han escuchado hablar de la liposucción y han elaborado una serie de ideas acerca de esta práctica quirúrgica. Sin embargo, muchas de ellas pueden ser erróneas ya que son numerosos

Leer más »
Ir arriba