Preguntas frecuentes Reconstrucción mamaria

La alternativa a la cirugía es el uso de prótesis externas.

Cualquier procedimiento quirúrgico entraña un cierto grado de riesgo y es importante que usted comprenda los riesgos asociados a la reconstrucción mamaria. La decisión individual de someterse a una intervención quirúrgica se basa en la comparación del riesgo con el beneficio potencial.

Aunque la mayoría de los pacientes no experimentan las siguientes complicaciones, usted debería discutir cada una de ellas con su cirujano plástico para asegurarse de que comprende los riesgos, complicaciones potenciales y consecuencias de su operación.

  • Sangrado: Es posible, aunque raro, que se presente un episodio de hemorragia durante o después de la cirugía. Si ocurriera, podría requerir tratamiento de urgencia para drenar la sangre acumulada. No debe tomar aspirina o anti-inflamatorios desde 10 días antes de la cirugía, puesto que pueden aumentar el riesgo de problemas de sangrado.
  • La hipertensión (aumento de la presión sanguínea) que no está bien controlada médicamente puede ser causa de sangrado durante o después de la cirugía. Los cúmulos de sangre bajo la piel pueden retrasar la curación y causar cicatrización excesiva.
  • Infección: La infección es infrecuente tras este tipo de cirugía. Si ocurriera, podría ser necesario un tratamiento que incluyera antibióticos o cirugía adicional. En caso de infección en una reconstrucción con expansores o prótesis puede ser necesario retirarlos.
  • Necrosis: Es raro pero puede ocurrir la pérdida de piel o tejidos blandos de forma parcial o total del seno reconstruido. Esta circunstancia requiere en la mayoría de los casos cirugía adicional para eliminar el tejido muerto. En las intervenciones con microcirugía, el grado de complejidad es más elevado y el riesgo de que ocurran complicaciones de este tipo también, aunque con la experiencia éstas han disminuido.
  • Cambios en la sensibilidad cutánea: La disminución (o pérdida) de la sensibilidad cutánea suele recuperarse en un tiempo variable (6-12 meses) en las reconstrucciones con expansores y/o prótesis. En las reconstrucciones autólogas la recuperación es escasa y en algunos casos nula.
  • Irregularidades del contorno: Pueden producirse irregularidades tanto en el monte del nuevo seno como alrededor de la cicatriz, que en ocasiones pueden precisar retoques para su corrección.
  • Asimetría: Para lograr una buena simetría muchas veces es preciso operar también la mama sana, pero aún así pueden no quedar exactamente iguales.
  • Envejecimiento desigual: La mama reconstruida tanto con prótesis como con tejidos propios tiende a caer menos con el tiempo que la mama sana.
  • Dehiscencia: Puede ocurrir que las heridas se abran o las cicatrices se ensanchen, particularmente si existe mucha tensión en los cierres. Pueden ser necesarios tratamientos adicionales.
  • Cicatrización cutánea: La cicatrización en exceso es infrecuente. En casos raros pueden producirse cicatrices anormales, rojas y gruesas (cicatrices hipertróficas o queloides). Pueden necesitarse tratamientos adicionales para tratar la cicatrización anormal, incluyendo cirugía.
  • Complicaciones en la zona donante: Cuando es necesario tomar tejido del abdomen, de la espalda, etc., pueden ocurrir complicaciones en el lugar de donde se sacan.
  • Anestesia: Tanto la anestesia local como la general implican un riesgo. Existe la posibilidad de complicaciones, lesiones, e incluso muerte, por cualquiera de las formas de anestesia o sedación. Información más detallada le será facilitada por el propio equipo de anestesistas, que así mismo, recabarán el correspondiente consentimiento escrito.
  • Reacciones alérgicas: En casos raros se han observado alergias locales al esparadrapo, material de sutura o preparados tópicos. Las reacciones sistémicas, que son más serias, pueden producirse por medicaciones usadas durante la cirugía o por medicinas de prescripción. Las reacciones alérgicas pueden requerir tratamiento adicional.

La mayoría de las compañías de seguros sanitarios incluyen la cobertura de operaciones de cirugía reparadora de la mama o de cualquier complicación que pudiera derivarse de esta cirugía. Por favor, revise detenidamente las condiciones de su póliza de seguro sanitario.

Las complicaciones en la cirugía de la reducción de los pechos son casi siempre de naturaleza menor. La complicación más común después de la cirugía es un hematoma (una acumulación de sangre por debajo del pecho), que tiene fácil solución con la colocación de un drenaje. Mantenemos dichos drenajes durante unos días hasta que el débito del mismo sea pequeño, logrando así que salga la mayor parte de líquido acumulado y mejorando su recuperación. La dehiscencia de algún punto de sutura es algo frecuente. No representa ningún problema ya que cierra espontáneamente en poco tiempo. La práctica total de los puntos son internos, y por tanto no será necesario retirarlos. Estos puntos internos son reabsorbidos por nuestro organismo, pero en ocasiones, los que están cerca de la piel o bien las zonas donde realizamos los nudos (que son más gruesas) no logran ser eliminados y salen al exterior, siendo entonces retirados fácilmente. Las complicaciones tales como la infección, la ulceración de la piel, el crecimiento excesivo de las cicatrices (queloide) y la pérdida de vitalidad del pezón y/o la piel, también pueden ocurrir, pero son muy raros. Los cambios en la sensibilidad de los pezones son frecuentes tras la intervención, y generalmente se restablecen con el paso del tiempo.

Las fotografías médicas preoperatorias muestran sus pechos con todo detalle. Ayudan a evaluar y estudiarlos antes de la operación.

Generalmente se utiliza la anestesia general que requiere los servicios de un anestesista, con el cual se entrevistará usted antes de la intervención y le explicará las características de dicha anestesia.

El tiempo concreto de la operación variará según cada reconstrucción. Un expansor mamario requiere generalmente alrededor de hora y media. Un colgajo de dorsal ancho puede durar alrededor de 3-4 h. Un colgajo abdominal no microquirúrgico se sitúa en torno a las 3-5 h. Finalmente un colgajo microquirúrgico puede oscilar desde las 6 a las 12 h. incluso. Tenga en cuanto que estos cálculos son aproximados y pueden variar ostensiblemente en función del personal de quirófano disponible, de la cantidad de cirujanos, del material quirúrgico al alcance, del anestesista y también de los imprevistos que pudieran suceder a lo largo de las intervenciones.

Lo importante es que la intervención se realice correctamente y no el tiempo necesario. Nosotros no escatimaremos en el tiempo, este será el preciso para cada caso.

La paciente ingresa el día de la intervención, siendo dada de alta al día siguiente o al segundo día de ésta en los casos de expansión. En los casos de reconstrucción más compleja el tiempo de estancia es evidentemente mayor. Usted se irá de alta cuando se encuentre recuperada y no antes de tiempo. La noche de la intervención deberá usted estar acompañada, así como los días posteriores hasta que se vaya de alta.

En la mamoplastia de reconstrucción con prótesis se crea una nueva cavidad para introducir la prótesis. El despegamiento de los tejidos a este nivel puede provocar pequeños sangrados. En el resto de reconstrucciones también los dejamos, tanto en la zona donante como en la receptora. Para que esta sangre no provoque hematomas, dejamos unos tubos de aspiración, drenajes o redones, que mantenemos durante unos días siendo retirados posteriormente.

No debe pensar en dichos redones como una molestia, sino como una garantía puesto que nos sirven de testigo de lo que ocurre en el interior avisándonos en caso de producirse un sangrado. La finalidad de los mismos es extraer la mayor cantidad de líquido posible para que su recuperación sea más rápida.

La mayoría de las pacientes tienen leves dolores y malestar inmediatamente los primeros días tras la intervención; para evitarlo le daremos medicación analgésica si lo precisa.

Generalmente, el uso de Nolotil, puede ser suficiente para las molestias (salvo que sea usted alérgica, en cuyo caso le aconsejaremos otro analgésico). En caso de ser necesario pautaremos la analgesia. No tome aspirina. El alcohol excesivo debe evitarse durante 7 o 10 días. Estas drogas pueden causar hemorragias en el área operada. Antes y después de la anestesia general, es recomendable fumar el mínimo posible durante varios días.

La mayor parte de los puntos son internos y no hay que retirarlos. En caso de precisar algún punto externo, La extracción de los mismos se realizará varios días después de la operación. La extracción es rápida y sencilla.

4.5/5

4.5

JenniferBernardoRodr · 19 Septiembre 2020
“Después de dos embarazos y de haber tenido mucho pecho se me quedó muy vacío y…”

MariaEugenia117 · 25 Agosto 2020
“Muy contenta con el resultado, me blober hacer algún retome 👍”

SusanaDiazdeCerio · 12 Julio 2020
“El doctor muy profesional aunque todavía no me he decidido a hacerme la…”

Ver todas

Solicitud de información

Juan Ignacio Palacios Ortega utilizará sus datos para atender su petición. Adicionalmente y en el caso de que nos lo consienta, le remitiremos comunicaciones comerciales por vía electrónica relacionadas con nuestros productos y servicios. Tiene la posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad, así como en determinadas ocasiones el de limitación u oposición del tratamiento de sus datos. Puede consultar la información adicional y detallada sobre protección de Datos aquí
Ir arriba