Prótesis rotas.

Rotura de prótesis mamarias.
Aunque están pensados para durar mucho tiempo,
los implantes mamarios tienen fecha de caducidad en cuanto que, con el paso de los años (una media de 10) empiezan a sufrir fatiga y a mostrar signos de envejecimiento del material. No es una situación grave pero sí un factor que no hay que ignorar ni mucho menos relegar al olvido.

Puede suceder que, antes de lo previsto y en ese margen de uso, la prótesis se rompa. De ahí la necesidad de ejercer un control periódico por medio de la resonancia magnética y la ecografía para detectar cualquier posible anomalía. Si se produce una ruptura el material del interior del implante se puede filtrar a la cavidad del implante o pasar al tejido mamario local o a través del sistema de ganglios linfáticos. Todo dependerá del tipo de implante ya que este factor determinará hacia dónde puede migrar el relleno y la velocidad con la que se dispersa.

En la mayoría de los casos, el gel de silicona de un implante roto permanecerá dentro de la cápsula de tejido formado por el cuerpo alrededor del implante. Esto se conoce como ruptura intracapsular. Como puede no haber síntomas, ni físicos ni visuales, este tipo de ruptura puede pasar desapercibida durante varios años. Cuando el gel de silicona se mueve fuera de la cápsula, la forma del seno puede ser alterada. En algunos casos, el gel migrará fuera del seno y se acumulará en el pecho, la axila o el área del brazo para formar pequeños bultos. El área alrededor de estos puede sentirse adolorida y sensible. Este tipo de ruptura se conoce como “extracapsular”. Este tipo de rupturas suelen ser de acción lenta, lo que significa que el material se filtra en un período de meses o años.

Cuando un implante salino se rompe, la cáscara se desinfla rápidamente y el agua salada inofensiva escapa hacia el área circundante. Este agua es absorbida por las células del cuerpo y no ofrece problemas médicos, tales como migración o formación de grumos. Sin embargo, si se deja desatendido, pueden surgir una serie de problemas como el encogimiento de la cápsula o la extrusión, es decir, que los bordes, ahora afilados después del desinflado, se abren camino hacia la superficie de la piel causando dolor y cicatrices.

No hay investigaciones definitivas que sugieran que haya implicaciones serias para la salud relacionadas con la ruptura de los implantes mamarios más allá de la presencia de material físico en el cuerpo, el cual puede ser removido. Sin embargo, una vez que se ha producido una ruptura y es extracapsular, se recomienda su reemplazo. Las rupturas intracapsulares también suelen modificarse, pero esto no es urgente.

De todos modos, conviene recordar que los implantes no dejan de ser dispositivos con una vida determinada concreta y que, como aseguran desde SECPRE, en algún momento «perecerán». Precisamente, lo más probable es que al final de su recorrido vital sufran alguna especie de quiebra, rasgadura o daño aun tratándose de piezas de la mayor calidad posible. Llegado el momento hay que proceder  a la sustitución o reemplazo del implante. En la mayoría de los casos se realiza primero una exhaustiva limpieza quirúrgica del bolsillo que las alberga o incluso a extracción de la cápsula que lo rodeaba para poder, posteriormente, colocar las nuevas prótesis. 

Si tienes cualquier duda al respecto, no dudes en contactarnos.
DR PALACIOS: tecnología de vanguardia, instalaciones de primera línea y toda la experiencia y profesionalidad vocacional del  para garantizar resultados honestos y reales.
PS- aplicación de todas las medidas de seguridad e higiene contra el covid19.

Fuente: bellezamedica.es/ 

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Blog de Cirugía Plástica y CirugíaEstética

Pacientes de liposucción Bilbao.

El Dr. Palacios Ortega, uno de los especialistas de referencia en liposucción y lipofilling en Bilbao, nos muestra a través de diferentes casos reales en qué consiste exactamente este tratamiento quirúrgico de contorneado corporal. Una

Leer más »
Scroll al inicio